Soy voluntario, soy dreamer

Soy voluntario, soy dreamer

Hacer un musical como “I Have a Dream – Mamma Mía” implica un montón de trabajo que sólo cuando te pones con ello eres consciente.

Muchos sabréis que cada viernes nos juntamos a ensayar de 5,30 a 10, pero detrás de esos ensayos hay muchas más horas de preparación, cada sábado el equipo de coreos queda para montar nuevos bailes, los responsables de escena entre semana organizan los ensayos y otros temas, los técnicos están disponibles para mover o probar luces en cualquier momento, los equipos de decorados y marketing ya están trabajando y cada martes el equipo de costura se junta para ir confeccionando el vestuario.

En algunos momentos, generalmente malos, en los que nuestras circunstancias personales no nos facilita nuestra participación o incluso nuestro entorno nos cuestiona el por qué lo hacemos, llegamos a plantearnos el abandonar nuestra labor, porque total, si no le importa a nadie…

Pero NO, nuestra labor siempre merecerá la pena y tendrá sentido mientras un chaval se sienta atendido y especial por nuestra labor, sea consciente o no.

Y somos muy afortunados porque tenemos a más de 100 chavales que cada semana confían en nosotros, que viven con pasión cada ensayo, que se emocionan cuando llegan las funciones y el calor del público, en un entorno donde nacen amistades verdaderas y a los que hacemos felices.

Así que nos tenemos que sentir orgullosos de nuestra labor y verlo como la mejor inversión de nuestro tiempo (lo único que no vamos a recuperar). Desde el equipo motor, sin querer gastar la palabra, os enviamos un GRACIAS gigante por vuestra impagable labor, por intentar conseguir un mundo mejor, sin esperar nada a cambio, como auténticos dreamers. ¡Feliz día del voluntariado!

¡Compartelo si tu tambien te sientes orgulloso de ser voluntario!

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *